El colesterol contenido en la yema del huevo cumple diversas funciones en nuestro cuerpo: produce hormonas, vitamina D, forma parte de las paredes celulares, ayuda a la digestión y mantiene la función cerebral.

Antiguamente se creía que la yema de huevo era mala por el colesterol. Sin embargo, en las últimas décadas  se ha demostrado que son múltiples los factores implicados en el aumento de colesterol en sangre, entre ellos un exceso en el consumo de alimentos fuente de grasas saturadas y grasas trans, sedentarismo. Mientras que las grasas poliinsaturadas y monoinsaturados contenidos en la yema del huevo benefician nuestro corazón y arterias disminuyendo el colesterol malo (LDL) y elevando el bueno (HDL).

El huevo tiene diferentes componentes beneficiosos para nuestro cuerpo como los antioxidantes que reducen el riesgo de enfermedades oculares y colina, nutriente esencial para el cerebro. Además, la clara del huevo presenta una de las proteínas de mejor calidad en comparación a otros alimentos.

Ahora que ya sabes la verdad sobre el huevo incorpóralo a tu dieta y consume uno diario. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

 

Fuentes:

  • Oriondo Gates RL, Leo IB, Valdivieso Izquierdo LR, Estrada Menacho E. Relación entre colesterol dietario, consumo de huevo y perfil lipídico en adultos aparentemente sanos, según grupos de edad. An Fac med. 2013;74(1):27-30.
  • Covadonga Torre M. El huevo: mitos, realidades y beneficios. Hospitlidad- ESDAI. México; 2004.

Compartir:

Comentarios

Artículos relacionados

Suscríbete a
nuestro boletín
para novedades